De lo pedagógico a la producción artística

Cada día es más común que los y las artistas se alíen con otras disciplinas con el fin de desarrollar proyectos de transformación que buscan una repercusión en el ecosistema social. Por otro lado, el aprendizaje sucede sin estar compartimentado, y es la unión de disciplinas lo que nos aporta una comprensión global del mundo. El arte+educación funde estos procesos educativos y de producción artística para ofrecer una experiencia distinta a la educación artística. El + es la clave para que la educación sea una herramienta que construya identidades colectivas y sirva como estrategia para trabajar desde el conflicto.

Esta difusión de fronteras nos lleva a replantearnos los conceptos de producción de obra, programación, producción de conocimiento… y pasamos a hablar de “producción” (sin etiquetas) a lo largo del proceso. Como consecuencia de este replanteamiento surge una disrupción en la secuencia y ritmos habituales de una producción expositiva. Pretendemos intentar buscar un equilibrio entre lo pedagógico y lo artístico en términos de producción de conocimiento y creatividad. Partir de “lo pedagógico” a la “producción artística” en un ejercicio de disrupción.

la foto-3

Reflexionar sobre una exposición como espacio vivo, en el que suceden cosas, se produce conocimiento… La educación no es algo que se ve, es algo que se vive y se produce en la acción. Una exposición no debe ser una mera exposición de objetos y ya está, sino un espacio para la experiencia y el aprendizaje.

Anuncios

“Más allá del acceso: el problema de cómo relacionarse con el conocimiento” Marina Garcés

“Sin el ejercicio de la crítica, el conocimiento tiende a volverse inútil porque aunque accedamos a sus contenidos, no sabemos cómo ni desde dónde relacionarnos con él. La crítica, como desgranan en el mismo texto, se despliega en una actividad múltiple que consiste en seleccionar, contrastar, verificar, desechar, relacionar o poner en contexto, entre otras. No sólo constata sino que valida, no sólo acumula sino que cuestiona el sentido de manera dinámica y contextualizada” (2014:39)

“Desaturar permite elaborar contextos de comprensión y articular nociones comunes. Del mismo modo, sólo desde la articulación de contextos de sentido es posible vincular conocimientos lo bastante consistentes y relevantes como para despojarnos y vaciarnos de todo aquello que nos inunda de redundancia y de impotencia.”

“Para emprender esta pragmática crítica dinámica y circular, ¿por dónde empezar? Quizá por lo que habíamos olvidado: que el conocimiento no es producción sino comprensión y transformación, relación con la verdad como sentido y no como contenido.” (2014:43)

Fragmentos del artículo de Marina Garcés “Más allá del acceso: el problema de cómo relacionarse con el conocimiento” que aparece en el catálogo de la exposición Un saber realmente útil, Museo Reina Sofía 2014.

Marina Garcés (Barcelona, 1973) es autora de los libros En las prisiones de lo posible (Bellaterra, 2002) y Un mundo común (Bellaterra, 2013).