En educación ¿qué es ser activista? (II)

#2014MICROONDAS. Bloq 1/Sesión 2

Una de las primeras cuestiones que surgió en la sesión es: ¿qué entendemos por “activismo”? Encontramos tantas aproximaciones como participantes, así que decidimos buscar el término en Wikipedia a ver qué definición nos daba:

“El concepto de activismo o militancia, se puede generalizar como la dedicación intensa a una dada línea de acción en la vida pública, ya sea en el campo social, político o religioso. También se entiende por activismo la estimación primordial de la acción, en contraposición al quietismo.” (1)

Quedaban claras las ideas de “dedicación” y de “acción”, pero para nosotros resultaba fundamental añadir los términos “pasión” y “transformación”.

Y ¿en qué consiste ser un activista? ¿Cómo se llega a serlo? Los activistas son personas que ven la necesidad de cambio, mejora y motivación a gran escala; son personas movidas por la pasión, deseosos de compartir los hechos que desean entender más ampliamente y dirigidos por una visión de un futuro mejor. En Become an Activist (2) nos señalan doce puntos bien definidos:

  1. Establece lo que puedes hacer por tu causa.
  2. Consigue tu pasión
  3. Sé realista sobre tus propias necesidades
  4. Lee libros sobre activismo
  5. Elige tu método de activismo
  6. Investiga los esfuerzos existentes
  7. ¡Organízate!
  8. Aprende cómo dar un mensaje de forma efectiva
  9. Lleva el mensaje
  10. Espera disidencia
  11. No trabajes hasta el cansancio
  12. Reflexiona sobre cómo puedes sostener el cambio

Una vez que nos hemos aproximado al concepto de “activismo” y sabemos cómo convertirnos en activistas, ¿cuál es la manera de enlazar activismo y pedagogía? ¿Existe un modelo pedagógico más apropiado? En el ámbito anglosajón, al investigar el término “Activist Pedagogy” hemos encontrado una fuerte vinculación con la Pedagogía Crítica -véase bibliografía- (3).

Nos preguntamos si ésta es la única posibilidad o si la Pedagogía Libertaria es también una vía para el activismo pedagógico (4). Como comenta Francisco José Cuevas Noa cuestiones como la participación escolar, la educación no formal o las reformas educativas que fueron pensadas y dieron alternativas desde mediados de la década de los 70, merecen ahora tras primera década del siglo XXI una relectura y una actualización. Aparecen en el texto reseña de lo que significaron conceptos como el antiautoritarismo, la autogestión educativa, el neutralismo pedagógico o la desescolarización.

Queremos señalar un par de referencias que nos dan clara cuenta del posicionamiento político de la pedagogía activista, por un lado, y de la necesidad del desarrollo de nuevas retóricas para el empoderamiento de las voces silenciadas. En Resisting Neoliberalism from within the Academy: Subversion through an Activist Pedagogy (5), los autores proponen la pedagogía activista como una posibilidad de resistir y subvertir el paradigma educativo neoliberal para integrar dentro del aula principios y prácticas anti-opresión y en favor de la justicia social. Por otro lado, Active Voices: Composing a Rhetoric for Social Movement (6), desde el estudio del discurso público, busca resituar la retórica en el ámbito del cambio social. A partir de la consideración de “retórica” como cualquier referencia al lenguaje, la imagen, u otra forma de comunicación, se reconoce y subraya cómo ésta puede impulsar positivamente la transformación social a través del estudio de las dinámicas de control y manipulación, detectando y analizando el “quién”, “qué”, “a quién”, “cómo” y “porqué” de éstas.

Mención especial merece Beautiful Trouble: a toolbox for revolution (7). Es como una especie de manual de posibles acciones activistas que está dividido en tácticas, principios, teorías y estudios de casos. Su subtítulo es: Many injustice are INVISIBLE to the mainstream; desde Pedagogías Invisibles y el Grupo de Educación Disruptiva queremos hacer VISIBLES estas injusticias y actuar frente a ellas.

Arte, activismo, política y educación se dan la mano en The Rhizomatic Museum (8) donde además podemos encontrar numerosas referencias a sitios de interés.

Terminamos haciendo una alusión a la plataforma Diseño Social EN+ (9), en especial al post del 25 de agosto de 2012, titulado La educación prohibida (10), donde no podéis dejar de ver la película homónima y echar un vistazo a los textos y demás vídeos que encontraréis en esta entrada.

 

Notas y enlaces

(1) Concepto de Activismo en la Wikipedia.

(2) Cómo convertirse en activista

Become-an-Activist (en inglésen castellano

(3) Activismo y Pedagogía Crítica: 

http://www.rebeccamoorehoward.com/bibliographies/activism-and-critical-pedagogy

(4) Pedagogía Libertaria: 

http://www.paideiaescuelalibre.org/Pedagogia%20Libertaria.htm

http://www.kclibertaria.comyr.com/lpdf/l074.pdf

(5) Resisting Neoliberalism from within the Academy: Subversion through an Activist Pedagogy http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/02615479.2013.848270#.Uw92av1z_eG

En educación ¿qué es ser activista? (I)

Microondas sesión 2 bloq 1

En este segundo encuentro el punto de partida era el término “activismo” para, desde allí, explorar sus posibles vinculaciones con la educación.

Como era de esperar, las distintas aproximaciones y formas de entender “activismo” hicieron que se aportaran referencias y materiales de trabajo bien diversos y surgieran varias líneas de reflexión. Básicamente trabajamos en dos áreas diferenciadas, aunque complementarias. Por un lado, nos encontramos con las posibilidades para el activismo, entendido como capacidad de acción-actuación, en el contexto de la Secundaria; por otro lado, desde un ámbito más general, vinculado a la educación expandida, nos preguntamos en qué consiste ser activista, cómo serlo, la necesidad una nueva retórica en los movimientos sociales que permita que nuevas voces se hagan oír… Entrelazadas entre estas reflexiones surgieron los conceptos de “pedagogías libertarias” y “pedagogías colaborativas” que se sumaban así a la pedagogía crítica y el pensamiento crítico, abordados en la primera sesión, como posiciones “no conformistas” en la enseñanza.

La sesión fue intensa, motivo por el que vamos a dedicarle dos post. En este primero, nos centraremos en la reflexión que se produjo en torno a las posibilidades para la “acción” en el ámbito de Secundaria.

Activismo en la docencia en ESO

Comenzamos planteándonos la siguiente cuestión: ¿qué podría ser criticable en el contexto de la Secundaria Obligatoria?  ¿Cómo podríamos intervenir críticamente en un aula?  ¿Cuáles son las problemáticas y realidades con que nos encontramos para la “acción” en este ámbito?

Los sistemas educativos refuerzan a través de los currículum y la evaluación su propio sistema de valores y desigualdades. Se posiciona como “activista” una docente que investiga en el aula nuevas fórmulas de evaluación o metodologías que den voz desde el principio y durante todo el proceso a los estudiantes.

Partimos de la base de que:

  • las materias artísticas como Música y Educación Plástica y Visual tienen tantas posibilidades de implementar acciones que fomenten el pensamiento crítico como en cualquier otra área de conocimiento.
  • cualquier docente puede ser activista, en cualquier nivel, cualquier contexto, en cualquier centro, con cualquier equipo directivo…
  • cualquier contenido o unidad o proyecto puede favorecer el desarrollo de pensamiento crítico en los estudiantes.

Surge en el debate el tema de la “desmotivación del profesorado” y esto nos remite al libro homónimo de Jurjo Torres (1). Pensamos, también, en  la entrevista a Roger Schank: “La evaluación mata la educación” (2).  

La contrapartida la tenemos en Dolors Reig. Esta socióloga directora de la web El caparazón (3), nos ofrece siempre información sobre cómo Internet y las nuevas tecnologías de participación ciudadana están cambiando nuestros hábitos y conductas. También a los docentes 🙂 Si tuviéramos que destacar dos de sus post publicados serían “El optimismo como competencia esencial para el s XXI”  y “Pedagogías del empoderamiento y la participación”

Por otro lado, se nos quedó en el tintero hacer un comentario aunque fuese fugaz sobre  Juntos. Rituales, placeres y políticas de cooperación de Richard SENNET (4) Algunas ideas que queremos destacar y que pensamos pueden ser inspiradoras para la actuación-acción dentro del contexto de Secundaria (más “rígido” que otros contextos no formales o informales) serían: 

  1. En Juntos, Sennet habla de la sensibilidad para con los demás, en la capacidad de escuchar en una conversación y en aplicación práctica de esa sensibilidad en el trabajo cooperativo. (pág. 10)
  2. La cooperación es una habilidad innata pero “sus términos se modifican con el ingreso de los niños en la escolaridad formal” (pág. 29)
  3. “Las personas que no observan no pueden conversar”. Saber escuchar requiere otro conjunto de habilidades, las de prestar cuidadosa atención a lo que dicen los demás e interpretarlo antes de responder, apreciando el sentido de los gestos y silencios tanto como el de los enunciados. (pág. 30)

Notas y enlaces

(1) JURJO TORRES, La desmotivación del profesorado, Morata, 2006.

(2) Roger Schank: “La evaluación mata la educación

(3) El Caparazón, social media. Web dirigida por Dolors REIG.

(4) SENNETT R. (2012) Juntos. Rituales, placeres y políticas de cooperación Barcelona: Anagrama Enlace descarga Introducción (33 páginas)

(5) 3 Ways Community Activists Could Make Education Better
(6) Relaciones pedagógicas en torno a la cultura visual de los jóvenes, Alfred Porres Pla, Ediciones Octaedro, 2012